Nuevo

Cómo los antibióticos pueden hacer que las bacterias sean más peligrosas

Cómo los antibióticos pueden hacer que las bacterias sean más peligrosas

Los antibióticos y los agentes antimicrobianos son medicamentos o sustancias químicas que se usan para matar u obstaculizar el crecimiento de bacterias. Los antibióticos se dirigen específicamente a las bacterias para su destrucción mientras dejan a otras células del cuerpo ilesas. En condiciones normales, nuestro sistema inmunitario es capaz de manejar los gérmenes que invaden el cuerpo. Ciertos glóbulos blancos conocidos como linfocitos protegen el cuerpo contra las células cancerosas, los patógenos (bacterias, virus, parásitos) y materias extrañas. Producen anticuerpos que se unen a un antígeno específico (agente causante de la enfermedad) y etiquetan el antígeno para que otros glóbulos blancos lo destruyan. Cuando nuestro sistema inmunitario se ve abrumado, los antibióticos pueden ser útiles para ayudar a las defensas naturales del cuerpo a controlar las infecciones bacterianas. Si bien los antibióticos han demostrado ser poderosos agentes antibacterianos, no son efectivos contra los virus. Los virus no son organismos vivos independientes. Infectan las células y dependen de la maquinaria celular del huésped para la replicación viral.

Descubrimiento de antibióticos

La penicilina fue el primer antibiótico descubierto. La penicilina se deriva de una sustancia producida a partir de mohos del Penicillium hongos La penicilina funciona al interrumpir los procesos de ensamblaje de la pared celular bacteriana e interferir con la reproducción bacteriana. Alexander Fleming descubrió la penicilina en 1928, pero no fue hasta la década de 1940 que el uso de antibióticos revolucionó la atención médica y redujo sustancialmente las tasas de mortalidad y enfermedades por infecciones bacterianas. Hoy en día, otros antibióticos relacionados con la penicilina, como la ampicilina, la amoxicilina, la meticilina y la flucloxacilina, se usan para tratar una variedad de infecciones.

Resistencia antibiótica

La resistencia a los antibióticos se está volviendo cada vez más común. Debido al uso frecuente de antibióticos, las cepas resistentes de bacterias se están volviendo mucho más difíciles de tratar. Se ha observado resistencia a los antibióticos en bacterias como E. coli y MRSA. Estos "superinsectos" representan una amenaza para la salud pública, ya que son resistentes a los antibióticos más utilizados. Los funcionarios de salud advierten que los antibióticos no deben usarse para tratar los resfriados comunes, la mayoría de los dolores de garganta o la gripe porque estas infecciones son causadas por virus. Cuando se usan innecesariamente, los antibióticos pueden conducir a la propagación de bacterias resistentes.

Algunas cepas de Staphylococcus aureus Las bacterias se han vuelto resistentes a los antibióticos. Estas bacterias comunes infectan aproximadamente el 30 por ciento de todas las personas. En algunas personas S. aureus Es una parte del grupo normal de bacterias que habitan el cuerpo y puede encontrarse en áreas como la piel y las cavidades nasales. Si bien algunas cepas de estafilococos son inofensivas, otras plantean problemas de salud graves, como enfermedades transmitidas por los alimentos, infecciones de la piel, enfermedades cardíacas y meningitis. S. aureus Las bacterias favorecen el hierro contenido en la proteína hemoglobina transportadora de oxígeno que se encuentra dentro de los glóbulos rojos. S. aureus Las bacterias rompen las células sanguíneas para obtener el hierro dentro de las células. Cambios dentro de algunas cepas de S. aureus les ha ayudado a sobrevivir a los tratamientos con antibióticos. Los antibióticos actuales funcionan al interrumpir los llamados procesos de viabilidad celular. La interrupción de los procesos de ensamblaje de la membrana celular o la traducción del ADN son modos de operación comunes para los antibióticos de la generación actual. Para combatir esto, S. aureus han desarrollado una sola mutación genética que altera la pared celular del organismo. Esto les permite prevenir violaciones de la pared celular por sustancias antibióticas. Otras bacterias resistentes a los antibióticos, como Steotococos neumonia, producir una proteína llamada MurM. Esta proteína contrarresta los efectos de los antibióticos al ayudar a reconstruir la pared celular bacteriana.

Lucha contra la resistencia a los antibióticos

Los científicos están adoptando diversos enfoques para abordar el problema de la resistencia a los antibióticos. Un método se centra en interrumpir los procesos celulares implicados en el intercambio de genes entre bacterias como steotococos neumonia. Estas bacterias comparten genes resistentes entre sí e incluso pueden unirse al ADN en su entorno y transportar el ADN a través de la membrana celular bacteriana. El nuevo ADN que contiene los genes resistentes se incorpora al ADN de la célula bacteriana. El uso de antibióticos para tratar este tipo de infección puede inducir esta transferencia de genes. Los investigadores se están centrando en formas de bloquear ciertas proteínas bacterianas para evitar la transferencia de genes entre bacterias. Otro enfoque para combatir la resistencia a los antibióticos en realidad se centra en mantener viva la bacteria. En lugar de tratar de matar las bacterias resistentes, los científicos buscan desarmarlas y hacerlas incapaces de causar infección. La intención de este enfoque es mantener la bacteria viva, pero inofensiva. Se cree que esto ayudará a prevenir el desarrollo y la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos. A medida que los científicos entiendan mejor cómo las bacterias ganan resistencia a los antibióticos, se pueden desarrollar métodos mejorados para tratar la resistencia a los antibióticos.

Obtenga más información sobre los antibióticos y la resistencia a los antibióticos:

Fuentes:

  • Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Sea inteligente: sepa cuándo funcionan los antibióticos. Actualizado el 01/05/12. //www.cdc.gov/getsmart/antibiotic-use/antibiotic-resistance-faqs.html