Nuevo

Historia de la tecnología de la oficina de correos

Historia de la tecnología de la oficina de correos

A principios del siglo XX, el Departamento de Correos dependía completamente de operaciones anticuadas de manejo de correo, como el método de clasificación de cartas "encasilladas", un remanente de la época colonial. Si bien los inventores de máquinas canceladoras propusieron máquinas de clasificación de crudo a principios de 1900 y se probaron en la década de 1920, la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial pospusieron el desarrollo generalizado de la mecanización de la oficina de correos hasta mediados de la década de 1950. Luego, el Departamento de Correos tomó medidas importantes hacia la mecanización al iniciar proyectos y adjudicar contratos para el desarrollo de una serie de máquinas y tecnologías, incluyendo clasificadores de cartas, canceladores de facer, lectores automáticos de direcciones, clasificadores de paquetes, transportadores de bandejas avanzadas, clasificadores planos y codificación de correo electrónico y tecnología de etiquetado de sellos.

Máquinas de clasificación de la oficina de correos

Canceladores de correos

Lector óptico de caracteres de la oficina postal

La mecanización aumentó la productividad. Sin embargo, a mediados de la década de 1970, estaba claro que se necesitaban métodos y equipos más baratos y eficientes para que el Servicio Postal pudiera compensar los crecientes costos asociados con el creciente volumen de correo. Para reducir el número de manipulaciones por correo, el Servicio Postal comenzó a desarrollar un código postal ampliado en 1978.

El nuevo código requería nuevos equipos. La oficina de correos entró en la era de la automatización en septiembre de 1982 cuando se instaló en Los Ángeles el primer lector óptico de caracteres de línea única controlado por computadora. El equipo requería que una carta fuera leída una sola vez en la oficina de origen por un OCR, que imprimía un código de barras en el sobre. En la oficina de destino, un clasificador de códigos de barras (BCS) menos costoso clasificó el correo leyendo su código de barras.

Después de la introducción del código ZIP + 4 en 1983, la primera fase de entrega de los nuevos clasificadores de canales OCR y BCS se completó a mediados de 1984.

Hoy, una nueva generación de equipos está cambiando la forma en que fluye el correo y mejorando la productividad. Los lectores de caracteres ópticos multilínea (MLOCR) leen la dirección completa en un sobre, rocían un código de barras en el sobre y luego lo clasifican a una velocidad de más de nueve por segundo. Los lectores de código de barras de área amplia pueden leer un código de barras prácticamente en cualquier lugar de una carta. Los sistemas avanzados de cancelación de facer enfrentan, cancelan y clasifican el correo. El sistema de código de barras remoto (RBCS) proporciona códigos de barras para el correo de escritura manuscrita o el correo que los OCR no pueden leer.

Camina

Hasta ahora, la mayor parte del énfasis en la automatización ha sido procesar el correo impreso en máquina. Aún así, el correo de cartas con direcciones escritas a mano o no legibles por máquina tuvo que ser procesado manualmente o por una máquina de clasificación de cartas. El RBCS ahora permite que la mayoría de este correo reciba códigos de barras de puntos de entrega sin ser eliminado del flujo de correo automatizado. Cuando los MLOCR no pueden leer una dirección, rocían un código de identificación en el reverso del sobre. Los operadores en un sitio de entrada de datos, que puede estar lejos de la instalación de procesamiento de correo, leen la dirección en una pantalla de video y teclean un código que permite que una computadora determine la información del código postal. Los resultados se transmiten a un clasificador de código de barras modificado, que extrae la información del código postal de 11 dígitos para ese artículo y rocía el código de barras correcto en la parte frontal del sobre. El correo se puede ordenar dentro del flujo de correo automatizado.

Manejo del flujo de papel

Competencia y cambio

La competencia creció para cada producto postal. El auge de las máquinas de fax, las comunicaciones electrónicas y otras tecnologías ofrecieron alternativas para transmitir facturas, estados de cuenta y mensajes personales. Los emprendedores y las empresas editoriales establecen redes de entrega alternativas en un intento de reducir los costos de entrega de revistas y periódicos. Muchos correos de tercera clase, al ver que sus presupuestos de correo se redujeron y sus tarifas postales aumentaron más de lo esperado, comenzaron a trasladar algunos de sus gastos a otras formas de publicidad, como televisión por cable y telemercadeo. Las compañías privadas continuaron dominando el mercado para la entrega urgente de correo y paquetes.