Nuevo

Descenso con modificación

Descenso con modificación

El descenso con modificación se refiere a la transmisión de rasgos de los organismos parentales a su descendencia. Esta transmisión de rasgos se conoce como herencia, y la unidad básica de herencia es el gen. Los genes son los planos para hacer un organismo y, como tal, contienen información sobre todos sus aspectos concebibles: su crecimiento, desarrollo, comportamiento, apariencia, fisiología y reproducción.

Herencia y Evolución

Según Charles Darwin, todas las especies descendieron de solo unas pocas formas de vida que habían sido modificadas con el tiempo. Este "descenso con modificación", como él lo llamó, forma la columna vertebral de su Teoría de la evolución, que postula que el desarrollo de nuevos tipos de organismos a partir de tipos de organismos preexistentes a lo largo del tiempo es cómo evolucionan ciertas especies.

Cómo funciona

La transmisión de genes no siempre es exacta. Partes de los planos pueden copiarse incorrectamente, o en el caso de organismos que se someten a reproducción sexual, los genes de uno de los padres se combinan con los genes de otro organismo padre. Es por eso que los niños no son copias exactas de ninguno de sus padres.

Hay tres conceptos básicos que son útiles para aclarar cómo funciona el descenso con modificación:

  • Mutación genética
  • Selección individual (o natural)
  • Evolución de la población (o especie en su conjunto)

Es importante comprender que los genes y los individuos no evolucionan, solo las poblaciones en su conjunto evolucionan. El proceso se ve así: los genes mutan y esas mutaciones tienen consecuencias para los individuos dentro de una especie. Esos individuos prosperan o mueren debido a su genética. Como resultado, las poblaciones cambian (evolucionan) con el tiempo.

Clarificando la selección natural

Muchos estudiantes confunden la selección natural con el descenso con la modificación, por lo que vale la pena repetir, y aclarar aún más, que la selección natural es parte del proceso de evolución, pero no el proceso en sí. La selección natural entra en juego, según Darwin, cuando una especie en su conjunto se adapta a su entorno, gracias a su composición genética específica. Digamos que en algún momento dos especies de lobos vivieron en el Ártico: aquellos con pelaje corto y delgado y aquellos con pelaje largo y grueso. Esos lobos con pelaje largo y grueso eran genéticamente capaces de vivir en el frío. Aquellos con pelaje corto y delgado no lo eran. Por lo tanto, aquellos lobos cuya genética les permitió vivir con éxito en su entorno vivieron más tiempo, criaron con más frecuencia y transmitieron su genética. Fueron "naturalmente seleccionados" para prosperar. Esos lobos que no estaban genéticamente adaptados al frío finalmente se extinguieron.

Además, la selección natural no crea variación ni da lugar a nuevos rasgos genéticos: selecciona los genes ya presente en una población En otras palabras, el ambiente del Ártico en el que vivían nuestros lobos no provocó una serie de rasgos genéticos que aún no vivían en algunos de los individuos lobo. Se agregan nuevas cepas genéticas a una población a través de la mutación y la transmisión horizontal de genes, por ejemplo, el mecanismo por el cual las bacterias se vuelven inmunes a ciertos antibióticos, no a la selección natural. Por ejemplo, una bacteria hereda un gen para la resistencia a los antibióticos y, por lo tanto, tiene una mayor probabilidad de supervivencia. La selección natural luego extiende esa resistencia a través de la población, obligando a los científicos a idear un nuevo antibiótico.