Consejos

Salmón de granja vs Salmón salvaje: ¿cuál es el mejor?

Salmón de granja vs Salmón salvaje: ¿cuál es el mejor?

El cultivo de salmón, que consiste en criar salmón en contenedores colocados bajo el agua cerca de la costa, comenzó en Noruega hace unos 50 años y desde entonces se ha puesto de moda en los Estados Unidos, Irlanda, Canadá, Chile y el Reino Unido. Debido a la gran disminución en la pesca excesiva debido a la sobrepesca, muchos expertos ven el cultivo de salmón y otros peces como el futuro de la industria. Por otro lado, muchos biólogos marinos y defensores de los océanos temen ese futuro, citando serias implicaciones ecológicas y para la salud con la acuicultura.

¿Salmón cultivado, menos nutritivo que el salmón salvaje?

El salmón cultivado es más gordo que el salmón salvaje, en un 30 a 35 por ciento. ¿Eso es algo bueno? Bueno, corta en ambos sentidos: el salmón cultivado generalmente contiene una mayor concentración de grasas Omega 3, un nutriente beneficioso. También contienen bastante más grasas saturadas, que los expertos recomiendan que eliminemos gradualmente de nuestra dieta.

Debido a las densas condiciones de la acuicultura en los corrales de engorde, los peces criados en granjas están sujetos a un uso intensivo de antibióticos para limitar el riesgo de infecciones. El verdadero riesgo que estos antibióticos pueden representar para los humanos no se conoce bien, pero lo que está más claro es que no se administran antibióticos al salmón salvaje.

Otra preocupación con el salmón de cultivo es la acumulación de pesticidas y otros contaminantes peligrosos como los PCB. Los primeros estudios demostraron que este es un tema muy preocupante e impulsado por el uso de alimentos contaminados. Hoy en día la calidad del alimento está mejor controlada, pero algunos contaminantes continúan siendo detectados, aunque a niveles bajos.

La cría de salmón puede dañar el medio marino y el salmón salvaje

Algunos defensores de la acuicultura afirman que la piscicultura alivia la presión sobre las poblaciones de peces salvajes, pero la mayoría de los defensores de los océanos no están de acuerdo. Un estudio de la Academia Nacional de Ciencias descubrió que los piojos de mar de las operaciones de cría de peces mataron hasta el 95 por ciento de los salmones salvajes juveniles que migraron a su paso.

Otro problema con las granjas piscícolas es el uso liberal de drogas y antibióticos para controlar brotes bacterianos y parásitos. Estos productos químicos principalmente sintéticos se extienden a los ecosistemas marinos solo por la deriva en la columna de agua, así como por las heces de los peces.

El desperdicio de alimento y heces de peces también causa problemas locales de contaminación de nutrientes, especialmente en bahías protegidas donde las corrientes oceánicas no pueden ayudar a eliminar los desechos.

Además, millones de peces de cultivo escapan de las granjas de peces cada año en todo el mundo y se mezclan en poblaciones silvestres. Un estudio de 2016 realizado en Noruega informa que muchas poblaciones de salmón salvaje allí ahora tienen material genético de peces de cultivo, lo que puede debilitar las poblaciones silvestres.

Estrategias para ayudar a restaurar el salmón salvaje y mejorar la cría de salmón

A los defensores de los océanos les gustaría terminar con la piscicultura y, en cambio, dedicar recursos a revivir las poblaciones de peces salvajes. Pero dado el tamaño de la industria, mejorar las condiciones sería un comienzo. El destacado ambientalista canadiense David Suzuki dice que las operaciones de acuicultura podrían usar sistemas completamente cerrados que atrapan los desechos y no permiten que los peces de cultivo escapen al océano salvaje.

En cuanto a lo que los consumidores pueden hacer, Suzuki recomienda comprar solo salmón y otros peces capturados en la naturaleza. Whole Foods y otras tiendas de alimentos naturales y de alta gama, así como muchos restaurantes interesados, almacenan salmón salvaje de Alaska y de otros lugares.

Editado por Frederic Beaudry