Comentarios

Por qué realmente nos ignoramos en público

Por qué realmente nos ignoramos en público

Aquellos que no viven en ciudades a menudo comentan el hecho de que los extraños no se hablan entre sí en lugares públicos urbanos. Algunos perciben esto como grosero o frío; como un desprecio insensible o desinterés por los demás. Algunos lamentan la forma en que estamos cada vez más perdidos en nuestros dispositivos móviles, aparentemente ajenos a lo que sucede a nuestro alrededor. Pero los sociólogos reconocen que el espacio que nos damos en el ámbito urbano cumple una función social importante, y llaman a esta práctica dar espacio a los demás. desatención civil. Los sociólogos también señalan que, de hecho, estamos interactuando entre nosotros para lograr esto, aunque estos intercambios sean sutiles.

Conclusiones clave: inatención civil

  • La falta de atención civil implica dar a los demás una sensación de privacidad cuando están en público.
  • Nos involucramos en la falta de atención civil para ser educados y mostrarles a los demás que no somos una amenaza para ellos.
  • Cuando las personas no nos brindan desatención civil en público, podemos sentirnos molestos o angustiados.

Fondo

El conocido y respetado sociólogo Erving Goffman, quien pasó su vida estudiando las formas más sutiles de interacción social, desarrolló el concepto de "falta de atención civil" en su libro de 1963.Comportamiento en lugares públicos. Lejos de ignorar a quienes nos rodean, Goffman documentó a través de años de estudiar a las personas en público que lo que realmente estamos haciendo espretendiendo no estar al tanto de lo que otros están haciendo a nuestro alrededor, lo que les brinda una sensación de privacidad. Goffman documentó en su investigación que la falta de atención civil generalmente implica al principio una forma menor de interacción social, como un contacto visual muy breve, el intercambio de movimientos de cabeza o sonrisas débiles. Después de eso, ambas partes suelen apartar la vista de la otra.

La función de la inatención civil

Goffman teorizó que lo que logramos, socialmente hablando, con este tipo de interacción, es el reconocimiento mutuo de que la otra persona presente no representa una amenaza para nuestra seguridad, por lo que ambos acordamos, tácitamente, dejar que el otro haga lo que quiera. Por favor. Ya sea que tengamos o no esa forma inicial de contacto menor con otra persona en público, es probable que sepamos, al menos periféricamente, tanto su proximidad con nosotros como su comportamiento. A medida que alejamos nuestra mirada de ellos, no los ignoramos groseramente, sino que mostramos deferencia y respeto. Estamos reconociendo el derecho de los demás a quedarse solos, y al hacerlo, afirmamos nuestro propio derecho a lo mismo.

En su escrito sobre el tema, Goffman enfatizó que esta práctica se trata de evaluar y evitar riesgos, y demostrar que nosotros mismos no representamos ningún riesgo para los demás. Cuando brindamos desatención civil a otros, sancionamos efectivamente su comportamiento. Afirmamos que no tiene nada de malo y que no hay razón para intervenir en lo que la otra persona está haciendo. Además, demostramos lo mismo sobre nosotros mismos.

Ejemplos de inatención civil

Podrías tener una falta de atención civil cuando estás en un tren o metro lleno de gente y escuchas a otra persona teniendo una conversación ruidosa y demasiado personal. En esta situación, puede decidir responder revisando su teléfono o sacando un libro para leer, de modo que la otra persona no piense que está tratando de escuchar su conversación.

A veces, usamos la falta de atención civil para "salvar la cara" cuando hemos hecho algo por lo que nos sentimos avergonzados, o para ayudar a controlar la vergüenza que otro podría sentir si los vemos tropezar, derramar o dejar caer algo. Por ejemplo, si ve que alguien ha derramado café sobre su ropa, puede hacer un esfuerzo para no mira fijamente la mancha, ya que sabes que probablemente ya estén conscientes de la mancha, y mirarla solo los hará sentir cohibidos.

¿Qué sucede cuando no se produce desatención civil?

La falta de atención civil no es un problema, sino una parte importante del mantenimiento del orden social en público. Por esta razón, surgen problemas cuando se infringe esta norma. Como lo esperamos de otros y lo vemos como un comportamiento normal, podemos sentirnos amenazados por alguien que no nos lo da. Es por eso que nos molestan los intentos constantes o incansables de conversaciones no deseadas. No es solo que sean molestos, sino que al desviarse de la norma que garantiza la seguridad, implican una amenaza. Esta es la razón por la cual las mujeres y las niñas se sienten amenazadas, en lugar de halagadas, por quienes las llaman, y por qué para algunos hombres, el simple hecho de que otros las miren es suficiente para provocar una pelea física.