Informacion

Desensibilización sistemática: definición, historia, investigación

Desensibilización sistemática: definición, historia, investigación

La desensibilización, comúnmente conocida como desensibilización sistemática, es un tipo de técnica de terapia conductual en la que los pacientes se exponen gradualmente a ciertos estímulos de miedo para superar el miedo. La desensibilización es una parte del tratamiento de terapia cognitiva, o acondicionamiento, que se enfoca en una fobia específica sin abordar las causas de esa fobia. Desde su primera práctica a mediados del siglo XX, la desensibilización sistemática ha rutinario el tratamiento y manejo de muchas fobias.

Conclusiones clave: desensibilización

  • La desensibilización o desensibilización sistemática es una terapia conductual que ayuda a las personas a superar los miedos irracionales a través de la exposición gradual a los estímulos de miedo.
  • La desensibilización no tiene en cuenta las causas subyacentes de los miedos que trata.
  • La técnica se ha utilizado con éxito en personas que experimentan miedo escénico, ansiedad ante los exámenes y numerosas fobias (por ejemplo, tormentas, volar, insectos, serpientes).
  • En comparación con la terapia psicoanalítica regular, la desensibilización requiere un período de tiempo más corto para lograr resultados, puede llevarse a cabo en grupos y requiere una capacitación limitada de los consejeros.

Historia y orígenes

El primer uso clínico de la desensibilización sistemática fue descrito por la pionera conductista Mary Cover Jones (1924), quien descubrió que tanto el condicionamiento directo como la imitación social eran métodos efectivos para eliminar los miedos de los niños. Llegó a la conclusión de que la mejor manera de desglosar las respuestas desadaptativas era introducir el objeto temido mientras el niño lo estaba disfrutando.

Al colega y amigo de Jones, Joseph Wolpe, se le atribuye la operacionalización del método en 1958. Basó su investigación en la simple idea de que si una persona pudiera alcanzar un estado de relajación que sea antagónico a la ansiedad o el miedo, y luego experimentar ese miedo en de alguna manera, el impacto general de ese miedo se reduciría. Wolpe descubrió que la relajación frente a situaciones que previamente habían provocado ansiedad tienden a reducir el miedo asociado a los estímulos. En otras palabras, Wolpe pudo sustituir una respuesta de relajación a un hábito neurótico desadaptativo.

Estudios importantes

El estudio de Jones se centró en un niño de tres años llamado Peter que había desarrollado un miedo patológico a un conejo blanco. Jones lo dedicó a comer, una práctica agradable para él, y con el tiempo lentamente acercó el conejito a él, aunque siempre a una distancia suficiente para no interferir con su alimentación. Finalmente, Peter pudo acariciar al conejo.

Wolpe basó su estudio en los experimentos de reflejos condicionados del psicólogo Jules Masserman, que produjo neurosis experimentales en gatos y luego los curó mediante desensibilización. Lo que Wolpe hizo fue idear otros métodos para tratar a los gatos, de una manera que llamó "inhibición recíproca". Al igual que Jones, ofreció comida a los gatos cuando presentó el estímulo de miedo condicionado. Luego aplicó esas teorías a pacientes clínicos. Llegó a la conclusión de que obligar a las personas a enfrentar sus miedos a menudo resultaba en frustración, mientras que combinar la relajación con la exposición gradual a diferentes niveles de sus miedos (llamada "jerarquía de ansiedad") los desterró con éxito de sus fobias.

Wolpe informó una enorme tasa de 90 por ciento de cura o mucha mejora en una serie de 210 casos. También informó que sus casos no recayeron y no desarrollaron nuevos tipos de síntomas neuróticos.

Teorías clave

La desensibilización sistemática se basa en tres hipótesis que subyacen en gran parte de la terapia conductual:

  • No es necesario averiguar por qué o cómo un sujeto aprendió una fobia.
  • La metodología de exposición gradual a niveles crecientes de un miedo dado no conduce a un reemplazo de los comportamientos aprendidos.
  • No es necesario cambiar a la persona como un todo; la desensibilización se dirige a respuestas específicas a las fobias.

La respuesta existente o el comportamiento neurótico, dijo Wolpe, es el resultado de aprender una respuesta desadaptativa a una situación de estímulo, un miedo condicionado. La desensibilización sistemática define ese miedo como una verdadera reacción emocional condicionada, por lo que un tratamiento exitoso implica que el paciente "desaprenda" la respuesta.

Utilidad de la desensibilización sistemática

La desensibilización funciona mejor en personas con respuestas de miedo específicamente definibles. Se han realizado estudios exitosos en personas con miedos como miedo escénico, ansiedad ante los exámenes, tormentas, lugares cerrados (claustrofobia), vuelo e fobias a insectos, serpientes y animales. Estas fobias pueden ser verdaderamente debilitantes; por ejemplo, las fobias a las tormentas pueden hacer que la vida del paciente sea intolerable durante varios meses al año y las fobias a las aves pueden atrapar a una persona en el interior.

La tasa de éxito parece estar relacionada con el grado de enfermedad que muestra el paciente. Como con toda la psicología, los pacientes menos enfermos son los más fáciles de curar. Aquellas cosas que no responden bien al tratamiento son estados inespecíficos o ampliamente generalizados de miedo o ansiedad. Por ejemplo, la agorafobia ("miedo al mercado" en griego, que se refiere a una ansiedad generalizada por estar en público), ha demostrado ser relativamente más resistente a la desensibilización.

Desensibilización sistemática versus tratamiento psicoanalítico

Los resultados desde la década de 1950 generalmente han respaldado la efectividad de la desensibilización sistemática en la modificación de los comportamientos fóbicos y han demostrado su superioridad a corto y largo plazo sobre las opciones tradicionales de tratamiento psicodinámico. La tasa de éxito es a menudo bastante alta. Benson (1968) cita un estudio de Hain, Butcher y Stevenson sobre 26 casos de psiconeurosis. En ese estudio, el 78 por ciento de los pacientes mostraron una mejoría sistemática después de un promedio de 19 sesiones, una exhibió éxito después de una sola hora y media sesión. Los estudios de seguimiento de un año después informaron que el 20 por ciento de los participantes vio una mejora aún mayor, mientras que solo el 13 por ciento vio recaídas.

En comparación con el tratamiento psicoanalítico tradicional, las sesiones de desensibilización sistemática no requieren un proceso prolongado. El promedio de éxito de Wolpe fue de solo diez sesiones de 45 minutos, dependiendo de la capacidad del cliente para aprender técnicas de relajación. Otros han encontrado un promedio de aproximadamente el encontrado por Hain, Butcher y Stevenson, 19 o 20 sesiones. En contraste, el psicoanálisis para identificar y tratar las causas subyacentes de un miedo particular o conjuntos de miedos, así como estudiar toda la personalidad, puede tomar cientos, si no miles de sesiones.

A diferencia del psicoanálisis, la desensibilización se puede realizar con éxito en pequeños grupos (6-12 personas, por ejemplo). No se requiere equipo elaborado, solo una habitación silenciosa, y las técnicas son fácilmente aprendidas por los consejeros escolares y otros en roles de orientación.

Además, la desensibilización es aplicable a una amplia variedad de personas, cualquiera que tenga buenos poderes de imágenes visuales. No tienen que poder verbalizar y conceptualizar su actuación: Peter, de tres años, pudo aprender a acariciar al conejito.

Crítica

Claramente, hay una alta tasa de éxito, aunque estudios más recientes sugieren que la tasa de éxito a largo plazo es de alrededor del 60 por ciento en lugar del 90 por ciento de Wolpe. Pero algunos académicos, como el psicólogo Joseph B. Furst, ven la desensibilización sistemática como un método que simplifica demasiado las complejidades de las neurosis, el miedo y la ansiedad. Ignora el entorno social y las prácticas del paciente que probablemente causaron originalmente y actualmente mantienen los comportamientos neuróticos.

La desensibilización tiene poco efecto sobre los síntomas de depresión, obsesión y despersonalización. Sin embargo, a medida que avanza el tratamiento, algunos pacientes informan una mejor adaptación social. A medida que experimentan menos miedo, informan que trabajan mejor, disfrutan más de su tiempo libre y se llevan mejor con los demás.

Fuentes

  • Benson, Steven L. "Desensibilización sistemática en el tratamiento de reacciones fóbicas". El diario de educación general 20.2 (1968): 119-30. Impresión.
  • Bernard, H. Russell. "La ciencia en las ciencias sociales". Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América 109.51 (2012): 20796-99. Impresión.
  • Deffenbacher, Jerry L. y Calvin C. Kemper. "Desensibilización sistemática de la ansiedad ante los exámenes en estudiantes de secundaria". El consejero escolar 21,3 (1974): 216-22. Impresión.
  • Furst, Joseph B. "La relación de la forma con el contenido en el pensamiento psiquiátrico". Science & Society 32.4 (1968): 353-70. Impresión.
  • Gelder, Michael. "Psiquiatría práctica: terapia conductual para estados de ansiedad". The British Medical Journal 1.5645 (1969): 691-94. Impresión.
  • Jones, Mary Cover. "Un estudio de laboratorio del miedo: el caso de Peter". Seminario pedagógico 31 (1924): 308-15. Impresión.
  • Kahn, Jonathan. "El miedo escénico del músico: análisis y remedio". The Choral Journal 24.2 (1983): 5-12. Impresión.
  • Morrow, William R. y Harvey L. Gochros. "Conceptos erróneos sobre la modificación del comportamiento". Revisión del servicio social 44.3 (1970): 293-307. Impresión.
  • Rutherford, Alexandra. "Introducción a 'un estudio de laboratorio del miedo: el caso de Peter' Mary Cover Jones (1924)". Clásicos en la historia de la psicología. 2001. Web.
  • Wolpe, Joseph. Psicoterapia por inhibición recíproca. Stanford, California: Stanford University Press, 1958. Impresión.
  • Wolpe, Joseph y Arnold Lazarus. Técnicas de terapia conductual. Nueva York: Pergamon Press, 1969. Impresión.