Consejos

Fábrica de animales de granja y antibióticos y hormonas

Fábrica de animales de granja y antibióticos y hormonas

Muchas personas se sorprenden al saber que los animales de granja reciben antibióticos y hormonas de crecimiento de forma rutinaria. Las preocupaciones incluyen el bienestar animal y la salud humana.

Las granjas industriales no pueden darse el lujo de preocuparse por los animales de manera colectiva o individual. Los animales son simplemente un producto, y se emplean antibióticos y hormonas de crecimiento como la rGBH para que la operación sea más rentable.

Hormona de crecimiento bovina recombinante

Cuanto más rápido llegue un animal al peso de la masacre o más leche produzca, más rentable será la operación. Aproximadamente dos tercios de todo el ganado de carne en los Estados Unidos reciben hormonas de crecimiento, y aproximadamente el 22 por ciento de las vacas lecheras reciben hormonas para aumentar la producción de leche.

La Unión Europea ha prohibido el uso de hormonas en el ganado vacuno y ha llevado a cabo un estudio que demostró que los residuos de hormonas permanecen en la carne. Debido a preocupaciones de salud tanto para las personas como para los animales, Japón, Canadá, Australia y la Unión Europea han prohibido el uso de rBGH, pero la hormona todavía se administra a las vacas en los Estados Unidos. La UE también ha prohibido la importación de carne de animales tratados con hormonas, por lo que no importa carne de res de los EE. UU.

La hormona recombinante del crecimiento bovino (rBGH) hace que las vacas produzcan más leche, pero su seguridad tanto para las personas como para las vacas es cuestionable. Además, esta hormona sintética aumenta la incidencia de mastitis, una infección de la ubre, que causa la secreción de sangre y pus en la leche.

Riesgos para la salud asociados con antibióticos

Para combatir la mastitis y otras enfermedades, las vacas y otros animales de granja reciben dosis regulares de antibióticos como medida preventiva. Si a un solo animal en un rebaño o en una parvada se le diagnostica una enfermedad, todo el rebaño recibe el medicamento, generalmente mezclado con el alimento o el agua de los animales, porque sería demasiado costoso diagnosticar y tratar solo a ciertas personas.

Otra preocupación son las dosis "subterapéuticas" de antibióticos que se administran a los animales para aumentar de peso. Aunque no está claro por qué pequeñas dosis de antibióticos hacen que los animales ganen peso y la práctica ha sido prohibida en la Unión Europea y Canadá, es legal en los Estados Unidos.

Todo esto significa que las vacas sanas reciben antibióticos cuando no los necesitan, lo que conlleva otro riesgo para la salud.

Los antibióticos excesivos son una preocupación porque causan la propagación de cepas de bacterias resistentes a los antibióticos. Debido a que los antibióticos matarán a la mayoría de las bacterias, las drogas dejan a las personas resistentes, que luego se reproducen más rápidamente sin la competencia de otras bacterias. Estas bacterias luego se propagan por toda la granja y / o se propagan a las personas que entran en contacto con los animales o los productos animales. Este no es un miedo ocioso. Ya se han encontrado cepas de salmonella resistentes a los antibióticos en productos animales en el suministro de alimentos para humanos.

La solución según los activistas de los derechos de los animales

La Organización Mundial de la Salud cree que se deben requerir recetas de antibióticos para animales de granja, y varios países han prohibido el uso de rBGH y dosis subterapéuticas de antibióticos, pero estas soluciones solo consideran la salud humana y no consideran los derechos de los animales. Desde el punto de vista de los derechos de los animales, la solución es dejar de comer productos animales y volverse vegano.