Nuevo

Relaves de minas y el medio ambiente

Relaves de minas y el medio ambiente

Los relaves son un tipo de desechos de rocas de la industria minera. Cuando se extrae un producto mineral, la porción valiosa generalmente se incrusta en una matriz de roca llamada mineral. Una vez que el mineral ha sido despojado de sus valiosos minerales, a veces mediante la adición de productos químicos, se acumula en relaves. Los relaves pueden alcanzar proporciones inmensas, apareciendo en forma de grandes colinas (o, a veces, estanques) en el paisaje.

Los relaves depositados como grandes pilas pueden causar una variedad de problemas ambientales:

  • Depresiones, deslizamientos de tierra. Las pilas de colas pueden ser inestables y experimentar deslizamientos de tierra. En 1966, en Aberfan, Gales, una colina de escombros mineros se derrumbó sobre edificios, causando 144 muertes. También hay casos en que se produjeron avalanchas de invierno en relaves, con pérdida de vidas para los residentes a continuación.
  • Polvo. Los depósitos de residuos secos contienen pequeñas partículas que el viento recoge, transporta y deposita en las comunidades cercanas. En los relaves de algunas minas de plata, el arsénico y el plomo están presentes en el polvo en concentraciones lo suficientemente altas como para causar serios problemas de salud.
  • Lixiviación. Cuando la lluvia cae sobre los relaves, filtra materiales que pueden crear contaminación del agua, por ejemplo, plomo, arsénico y mercurio. El ácido sulfúrico a veces se produce cuando el agua interactúa con los relaves, o puede ser un subproducto del procesamiento del mineral. Como resultado, el agua altamente ácida se escapa de los relaves e interrumpe la vida acuática aguas abajo. Los relaves de la extracción de cobre y uranio a menudo producen niveles medibles de radiactividad.

Estanques de colas

Algunos desechos mineros se vuelven muy finos después de haber sido molidos durante el procesamiento. Las partículas finas se mezclan generalmente con agua y se canalizan en embalses como una suspensión o lodo. Este método reduce los problemas de polvo y, al menos en teoría, los embalses están diseñados para permitir que el exceso de agua fluya sin fugas. La ceniza de carbón, aunque no es un tipo de relaves, es un subproducto de la combustión del carbón almacenado de la misma manera y conlleva riesgos ambientales similares.

En realidad, los estanques de relaves también conllevan varios riesgos ambientales:

  • Falla de la presa. Ha habido numerosos casos en que la presa que frenaba el embalse colapsó. Las consecuencias para las comunidades acuáticas a continuación pueden ser graves, por ejemplo, en el caso del desastre de la mina Mount Polly.
  • Fugas. Los estanques de colas pueden tener cientos de acres de tamaño, y en esos casos, las fugas en las aguas superficiales y subterráneas son probablemente inevitables. Los metales pesados, los ácidos y otros contaminantes terminan contaminando las aguas subterráneas, lagos, arroyos y ríos. Algunos estanques muy grandes en las operaciones de arenas bituminosas de Canadá filtran grandes cantidades de relaves en el suelo subyacente, en el acuífero y, finalmente, en el cercano río Athabasca.
  • Exposición a la vida silvestre. Se sabe que las aves acuáticas migratorias aterrizan en estanques de relaves, y en algunos casos con consecuencias dramáticas. En 2008, unos 1.600 patos murieron después de aterrizar en un estanque de residuos de arenas bituminosas en Alberta, contaminados por betún flotante, una sustancia similar al alquitrán. Sin embargo, las medidas disuasorias simples pueden reducir ese riesgo significativamente.

Ver el vídeo: La mina contamina? (Octubre 2020).