Nuevo

Estudie los hábitos que pueden mejorar las calificaciones y el rendimiento

Estudie los hábitos que pueden mejorar las calificaciones y el rendimiento

Nunca es demasiado tarde para desarrollar buenos hábitos de estudio. Si está comenzando un nuevo año escolar, o simplemente desea mejorar sus calificaciones y rendimiento escolar, eche un vistazo a esta lista de buenos hábitos y comience a hacer algunos cambios en su rutina. Descubrirá que no toma tanto tiempo formar un nuevo hábito.

01 de 10

Escriba cada tarea

El lugar más lógico para anotar sus tareas en un planificador, pero es posible que prefiera mantener una lista de tareas en un cuaderno simple o en el bloc de notas de su teléfono inteligente. Realmente no importa qué herramienta use, pero es esencial para su éxito que escriba cada tarea, fecha de vencimiento, fecha de prueba y tarea.

02 de 10

Recuerde traer su tarea a la escuela

Suena bastante simple, pero muchas F provienen de estudiantes que olvidan traer un papel perfectamente bueno a la escuela. Para evitar olvidar su tarea, establezca una rutina de tarea sólida con una estación especial de tareas donde trabaje cada noche. Acostúmbrese a colocar su tarea donde corresponde justo después de terminarla, ya sea en una carpeta especial en su escritorio o en su mochila. Prepárese todas las noches antes de acostarse.

03 de 10

Comunicate con tu maestro

Toda relación exitosa se basa en una comunicación clara. Una relación estudiante-maestro no es diferente. La falta de comunicación es otro de esos factores que pueden causar malas calificaciones, a pesar de los buenos esfuerzos de su parte. Al final del día, asegúrese de comprender cada tarea que se espera de usted. Imagine obtener una mala calificación en un documento de cinco páginas porque no entendió la diferencia entre un ensayo expositivo y un ensayo personal.

Asegúrese de hacer preguntas y averiguar qué formato debe usar cuando escribe un trabajo o qué tipo de preguntas pueden aparecer en su examen de historia. Cuantas más preguntas haga, más preparado estará.

04 de 10

Organizar con color

Diseñe su propio sistema de codificación de colores para mantener sus tareas y sus pensamientos organizados. Seleccione un solo color para cada clase (como ciencias o historia) y use ese color para su carpeta, marcadores, notas adhesivas y bolígrafos. La codificación por colores también es una herramienta para usar cuando se realiza una investigación. Por ejemplo, siempre tenga a mano varios colores de banderas adhesivas cuando lea un libro para la escuela. Asigne un color específico para cada tema de interés. Coloque una bandera en una página que contenga información que necesitará estudiar o citar.

05 de 10

Establecer una zona de estudio en el hogar

Crea un lugar de estudio específico. Después de todo, si no puede concentrarse, ciertamente no puede esperar aprender muy bien. Los estudiantes son diferentes: algunos necesitan una habitación completamente tranquila sin interrupciones cuando estudian, pero otros en realidad estudian mejor cuando escuchan música tranquila en el fondo o toman varios descansos.

Encuentre un lugar para estudiar que se adapte a su personalidad y estilo de aprendizaje específicos. Luego, abastezca su espacio de estudio con útiles escolares que lo ayudarán a evitar interrupciones de último minuto para buscar los materiales necesarios.

06 de 10

Prepárate para los días de prueba

Sabes que es importante estudiar para las pruebas, pero hay otras cosas que debes considerar además del material real que cubrirá el examen. Por ejemplo, puede presentarse para la prueba y descubrir que la habitación está helada. Para muchos estudiantes, esto causaría suficiente distracción para interrumpir la concentración. Eso lleva a malas elecciones y respuestas incorrectas. Planifique con anticipación el calor o el frío colocando su ropa en capas.

O puede ser el tipo de examinado que pasa tanto tiempo en una pregunta de ensayo que no tiene suficiente tiempo para terminar el examen. Prevenga este problema llevando un reloj y teniendo en cuenta la gestión del tiempo.

07 de 10

Conoce tu estilo de aprendizaje

Muchos estudiantes luchan en un tema sin entender por qué. A veces esto se debe a que no entienden cómo estudiar de una manera que coincida con su estilo de cerebro. Los aprendices auditivos, por ejemplo, son aquellos que aprenden mejor escuchando cosas. Los estudiantes visuales, por el contrario, retienen más información cuando usan ayudas visuales, y los estudiantes táctiles se benefician al realizar proyectos prácticos.

Examine y evalúe su estilo de aprendizaje y decida cómo puede mejorar sus hábitos de estudio aprovechando sus fortalezas personales.

08 de 10

Tomar notas fabulosas

Hay algunos trucos para tomar notas fabulosas que realmente ayudan a la hora de estudiar. Si eres una persona visual, haz tantos garabatos en tu papel como puedas, es decir, garabatos útiles. Tan pronto como se dé cuenta de que un tema se relaciona con otro, viene antes que otro, es lo opuesto a otro o tiene algún tipo de conexión con otro, dibuje una imagen que tenga sentido para usted. A veces, la información no se acumulará hasta y a menos que la vea en una imagen.

También hay ciertas palabras clave para buscar en una conferencia que pueden indicar que su maestro le está dando la relevancia o el contexto de un evento. Aprenda a reconocer palabras clave y frases que su maestro considere importantes.

09 de 10

Conquistar la dilación

Cuando postergas, estás apostando a que nada saldrá mal en el último minuto, pero en el mundo real, las cosas van mal. Imagínese que es la noche antes de un examen final y tiene una rueda pinchada, un ataque de alergia, un libro perdido o una emergencia familiar que le impide estudiar. En algún momento, pagará un gran precio por posponer las cosas.

Lucha contra las dilaciones al reconocer la pequeña y luchadora voz que vive dentro de ti. Le dice que sería más divertido jugar un juego, comer o mirar televisión cuando lo sepa mejor. No escuches esa voz. En cambio, conquista la tarea en cuestión sin demora.

10 de 10

Cuídate

Algunos de sus hábitos personales pueden estar afectando sus calificaciones. ¿Te sientes cansado, adolorido o aburrido cuando se trata de la tarea? Puedes cambiar tus calificaciones practicando algunos hábitos saludables de tarea. Cambia tu forma de sentir cuidando mejor tu mente y tu cuerpo.

Por ejemplo, entre los mensajes de texto, jugar videojuegos, navegar por Internet y usar las redes sociales, los estudiantes usan los músculos de las manos de nuevas maneras y se vuelven cada vez más susceptibles a los riesgos de lesiones por estrés repetitivo. Descubra cómo evitar el dolor en sus manos y cuello al aprender sobre ergonomía y cambiar la forma en que se sienta frente a su computadora.